Widgets Magazine

Valor agregado, no es un impuesto

Nunca he entendido por que mezclar el concepto de valor agregado con impuesto

Por qué están destinados al fracaso los sistemas de economía socialista? Porque en sus afanes de igualdad no entienden el concepto de valor agregado. Ya has escuchado bastantes veces el supuesto: Sí el día de hoy, los medios de producción y el dinero se repartieran equitativamente entre todas las personas que habitan este planeta, para mañana por la mañana ya habría nuevamente desigualdad económica debido a la forma y ganas de trabajar entre unos y otros seres humanos. Eso es darle valor agregado a lo que hacemos. Por supuesto y hay que decirlo, existen otros sistemas o híbridos económicos abiertos que ponen muy cuesta arriba las cosas para quienes no han tenido la suerte de nacer con ventajas económicas o que la oportunidad nunca ha cruzado a su camino. Pero volvamos al asunto del valor agregado. Luego nos parece sospechoso y como que negativo el concepto de valor agregado porque lo asociamos al impuesto por consumo con que está gravado casi todo en nuestro país, el IVA, pues. Y si, el Impuesto al Valor Agregado es el dieciséis por ciento que se aumenta al precio que el proveedor le asigna a sus productos o servicios. Nunca he entendido por que mezclar el concepto de valor agregado con impuestos, un impuesto al consumo sería eso, gravar lo que adquirimos para tributar al gobierno, pero, ¿Por qué gravar (en el concepto) la productividad que implica darle un valor agregado a lo que hacemos?

Ejemplos: el médico hace una consulta y expide un recibo dónde se cargan sus honorarios y el IVA. Ahí entendemos claramente que el valor agregado a una charla entre personas, radica en los conocimientos que el medico trasmite al paciente. El industrial toma un montón de piezas, las organiza, las arma y… Pumm!!, aparece un producto terminado; entendemos que el precio de venta no va a ser la suma de sus partes, porque el valor agregado es la forma, diseño, mano de obra y calidad de ensamblado que el señor industrial le ha dado a esas piezas sueltas. O el restaurantero que cocina el pollo con una receta secreta que nadie puede igualar, fija su precio en función del valor agregado que su receta le da al mismo pollo e ingredientes que otros compran. Igual es el conocido caso del escritor: toma el accesible y democrático abecedario para después entregar al editor los irrepetibles Cien Años de Soledad, la saga de Harry Potter o Matar un Ruiseñor, enorme valor agregado a los alfabetos iniciados por los egipcios cuando tienes el libro en tus manos.

Entonces, ¿Por qué gravar el conocimiento del médico? ¿Por qué gravar la calidad en la manufactura del industrial? ¿Por qué gravar la propiedad intelectual de una receta, de un proceso único o la comercialización de una obra de arte? Claro y para no parecer candidatazo de partidazo populista hablando de impuestos, no hablo aquí ‘ternuritamente’ de eliminar un impuesto necesario para el sostenimiento de las labores de los gobiernos, hablo del error por la forma en que se le llama. Llamarlo Impuesto al Consumo sería lo más apropiado desde el aspecto psicológico, esto para no dar un mensaje de inhibición a la productividad por estar gravada. En la forma o el nombre, se habría de gravar al consumo, no a la productividad, aún y cuando en el fondo, sea un mismo fin recaudatorio o de tributación.   Pequeños temas y debates que parecen no tener importancia como el nombre de un impuesto, los colores de un partido político, la caduca letra de un himno nacional, el centralismo y tantas cosas con las que nacemos los mexicanos y jamás cuestionamos, son lo que nos puede tener imantados al piso porque no vemos la necesidad de hacer las cosas diferentes, de hacer cosas inteligentes, de darle valor agregado a todo lo que hacemos.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Su dirección de correo no será mostrado.

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>